Escocia, un caso reciente sobre el derecho a decidir

25/09/2017

referendum por la independencia de escocia

La nación escocesa está unida con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte desde la llamada Acta de Unión de 1707 y es semi-autónomo desde 1999, cuando Donald Dewar se convirtió en el primer Ministro Principal de Escocia. Tras el Referéndum escocés de 1997, que tuvo como resultado la constitución del Parlamento escocés, Escocia, a través del ejercicio del derecho de autodeterminación estableció las condiciones para decidir si quería constituirse en un estado independiente.

El caso del referéndum de autodeterminación escocés viene precedido de negociaciones entre los dos Gobiernos, el escocés y el británico, que en octubre de 2012 firmaron el Acuerdo de Edimburgo, en el que se fijaban los elementos claves del referéndum.

El Reino Unido halló una vía legal porque existía voluntad política, ya que la competencia para celebrar el referéndum, que por afectar a la unión estaba reservada a Westminster, sería traspasada temporalmente a Escocia hasta finales de 2014 mediante una Order in Council de la sección 30 de la Scotland Act y modificando el Anexo 5 de la misma. La fecha del referéndum, dentro de los límites de la transferencia temporal de la competencia, sería fijada por el líder escocés Alex Salmond. El líder escocés decidió que el referéndum se celebraría el 18 de septiembre de 2014.
Finalmente, el «No» a la independencia se impuso con el 55,3 % de los votos, frente al 44,7 % de los partidarios por la secesión, con una participación de 84,6 %. Pero independientemente del resultado, se hizo efectivo el ejercicio del derecho a la autodeterminación del pueblo escocés y la voluntad política del estado británico en su realización.

FACEBOOK