Leonesismo e izquierda

01/07/2017

presentacion de xuntanza iniciativa ciudadana

Recientemente, un medio leonés publicaba una noticia donde se hacía eco de la posible unión de siglas entre los partidos UPL y PAL, noticia que curiosamente ya se daba precisamente hace un año en idénticos términos y ahora vuelve a repetirse. En su redacción, se recalcaba que desde la secretaría general de UPL se veía con buenos ojos la creación de colectivos como el nuestro y se aguardaba porque nuestra postura fuese cercana a la sintonía y la colaboración. Ante esto, creemos que es necesario explicar lo siguiente sobre nuestra iniciativa:

Nosotras, las personas que formamos Xuntanza, entendemos que el soberanismo de izquierdas que representamos se desarrolla en coordenadas de acción política, consideración del sujeto político leonés e ideal social diferentes a lo planteado por el leonesismo conservador.

En este sentido, el desarrollo teórico – ideológico de Xuntanza parte de una idea transversal de País y lucha contra múltiples ejes de opresión, donde el feminismo, ecologismo, decolonialidad, la soberanía, un proceso constituyente leonés y republicanismo, es decir, una izquierda transformadora, marcan una pauta que el viejo leonesismo ni establece, ni desarrolla, ni tiene pensado.

Xuntanza nació con el objetivo de organizar e influir ideológicamente en un espacio que se encuentra disperso y huérfano. Nosotras, que no podemos comulgar con un posicionamiento político que pretende el desarrollismo neoliberal, el folklorismo y con una organización marcadamente piramidal, vemos como alternativa positiva un discurso decolonial, radicalmente democrático y soberanista. Nuestra organización, de carácter popular y horizontal. nos hace cuestionarnos estructuras y poderes que el leonesismo conservador(no confundir con la izquierda soberanista leonesa en la que nos situamos), no se ha cuestionado nunca.

En este sentido, Xuntanza se muestra suspicaz frente a cualquier forma de representatividad parlamentaria en el marco actual y respecto a su aptitud en la defensa de los intereses comunitarios y de clase. En este punto, avalados por treinta y cinco años de futilidad parlamentaria nos complace reeditar los recelos tradicionales del republicanismo irlandes.

Aunque la representación parlamentaria pudiera por azar conseguir instalaciones para León, como la reciente partida de 300.000 euros para el Centro del Clima de la Vid, o sacar adelante una PNL para la protección de la lengua leonesa, estos no pasan de ser episodios contingentes e insignificantes.

Contingentes puesto que existen las mismas razones para que se produzcan como para que no se produzcan (la voluntad del centralismo que discurre por el eje Madrid-Valladolid). E insignificantes no solo porque son insuficientes para alterar significativamente el régimen de lo sensible sino principalmente porque esos episodios sólo se producirán precisamente dentro de la gramática general que explica y justifica la negación de nuestras comunidades.

FACEBOOK